25 de abril de 1965. Durante la Revolución.

El triunviro Donald Reid Cabral solicita a la Base Aérea de San Isidro, sede del «Centro de Enseñanza de las Fuerzas Armadas» (CEFA), a 40 kilómetros al Este de la ciudad Capital, el bombardeo de los cuarteles militares sublevados; a lo que el Jefe de la Fuerza Aérea, General de Brigada Juan de los Santos Céspedes, se niega.
«Otras llamadas telefónicas le revelaban el nerviosismo reinante en los altos mandos militares de San Isidro».
Alrededor de las 10 de la mañana, unidades blindadas y tropas de infantería al mando del Coronel Caamaño Deñó penetran en el Palacio Nacional y obligan a renunciar al triunvirato.
Los triunviros Reid Cabral y Cáceres Troncoso son arrestados, otros miembros del gobierno abandonaban sin rumbo conocido la sede presidencial.
Momentos después se anuncia el reestablecimiento de la Constitución de 1963 y el regreso del profesor Juan Bosch [exilado en Puerto Rico].
A las dos de la tarde, el doctor Rafael Molina Ureña, en su condición de Presidente de la restituida Cámara de Diputados durante el gobierno electo constitucionalmente en diciembre de 1962, toma posesión como Presidente Provisional de la República , en tanto regresara del exilio el depuesto presidente Bosch.
Ahí debió terminar todo; mas, no fue así…
En San Isidro, los jefes militares de allí, hasta el momento a la expectativa de los acontecimientos, se oponen al retorno de Juan Bosch y al restablecimiento de la Constitución del ’63. De inmediato comienzan los bombardeos y los ametrallamientos aéreos sobre el Palacio Nacional y otras posiciones de los constitucionalistas. Las organizaciones populares exigen que se le entreguen armas al pueblo, el cual ya se había volcado a celebrar el retorno de la institucionalidad al país, para resistir la ofensiva de las tropas del CEFA.
Los militares constitucionalistas entregan armas y comienzan los asaltos a los pequeños cuarteles opuestos a la Constitución del ’63.
La insurrección militar a favor de la constitucionalidad había desembocado en una guerra civil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Vuelve al inicio
A %d blogueros les gusta esto: