Desembarco tropas norteamericanas durante la revolución de abril

El 28 de abril de 1965, a las 5:16 de la tarde, el embajador de los Estados Unidos en Santo Domingo, Tapley Bennet, envía un mensaje al departamento de estado informando del deterioro de la situación para los militares de San Isidro o lealistas y recomendando el desembarco inmediato de los marines.
A las ocho de la noche de ese día, no bien habían desembarcado las primeras fuerzas estadounidenses en República Dominicana, cuando el embajador Bennet enviaba otra comunicación pidiendo el envío de mayor cantidad de tropas.
Según su opinión, las necesidades del conflicto se iban por encima de la cantidad de Marines desembarcado, fue así como se alertaron los 2,276 hombres de la segunda brigada de la 82va.
División aerotransportada.
Enterados los dominicanos de la decisión del presidente Johnson pensaron que el propósito de las tropas sería el de intervenir para buscar la paz.
Pocos podían imaginar que en realidad se llevaba a cabo una invasión militar para proteger un bando que tenía la derrota asegurada.
Texto: Hamlet Hermann

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Vuelve al inicio
A %d blogueros les gusta esto: