El coronavirus y el Sol: una lección de la pandemia de gripe de 1918

El aire fresco, la luz del sol y las máscaras faciales improvisadas parecían funcionar hace un siglo; y podrían ayudarnos ahora. Richard Hobday

Cuando surgen nuevas enfermedades virulentas, como el SARS y el Covid-19, la carrera comienza a encontrar nuevas vacunas y tratamientos para los afectados. A medida que se desarrolla la crisis actual, los gobiernos están imponiendo la cuarentena y el aislamiento, y se están desalentando las reuniones públicas. Los funcionarios de salud adoptaron el mismo enfoque hace 100 años, cuando la gripe se propagaba por todo el mundo. Los resultados fueron desiguales. Pero los registros de la pandemia de 1918 sugieren que una técnica para hacer frente a la gripe -poco conocida hoy en día- fue eficaz. Alguna experiencia ganada con esfuerzo en la mayor pandemia de la historia registrada podría ayudarnos en las semanas y meses venideros.

Influenza patients getting sunlight at the Camp Brooks emergency open-air hospital in Boston. Medical staff were not supposed to remove their masks. (National Archives)

 

En pocas palabras, los médicos descubrieron que los pacientes con gripe grave atendidos en el exterior se recuperaban mejor que los tratados en el interior. Una combinación de aire fresco y luz solar parece haber evitado muertes entre los pacientes; e infecciones entre el personal médico.[1] Hay apoyo científico para esto. La investigación muestra que el aire exterior es un desinfectante natural. El aire fresco puede matar el virus de la gripe y otros gérmenes dañinos. Igualmente, la luz solar es germicida y ahora hay evidencia de que puede matar el virus de la gripe.

Tratamiento de aire abierto en 1918

Durante la gran pandemia, dos de los peores lugares para estar eran los cuarteles militares y las naves de tropas. El hacinamiento y la mala ventilación pusieron a los soldados y marineros en un alto riesgo de contraer la gripe y las otras infecciones que a menudo la seguían[2,3].

Al igual que con el actual brote de Covid-19, la mayoría de las víctimas de la llamada ‘gripe española’ no murieron de la gripe: murieron de neumonía y otras complicaciones.

Cuando la pandemia de gripe llegó a la costa este de los Estados Unidos en 1918, la ciudad de Boston fue particularmente afectada. Así que la Guardia Estatal estableció un hospital de emergencia. Se ocuparon de los peores casos entre los marineros de los barcos del puerto de Boston. El oficial médico del hospital había notado que los marineros más gravemente enfermos habían estado en espacios mal ventilados. Así que les dio todo el aire fresco posible poniéndolos en tiendas de campaña. Y cuando hacía buen tiempo, los sacaban de sus tiendas y los ponían al sol. En esta época, era una práctica común poner a los soldados enfermos al aire libre. La terapia al aire libre, como se la conocía, se usaba ampliamente en las bajas del Frente Occidental. Y se convirtió en el tratamiento de elección para otra infección respiratoria común y a menudo mortal de la época: la tuberculosis. Los pacientes eran puestos afuera en sus camas para respirar aire fresco del exterior. O se les cuidaba en salas con ventilación cruzada y con las ventanas abiertas día y noche. El régimen al aire libre siguió siendo popular hasta que los antibióticos lo reemplazaron en la década de 1950.

Los médicos que tenían experiencia de primera mano en la terapia al aire libre en el hospital de Boston estaban convencidos de que el régimen era eficaz. Fue adoptado en otros lugares. Si un informe es correcto, redujo las muertes entre los pacientes del hospital del 40 al 13%[4]. Según el Cirujano General de la Guardia Estatal de Massachusetts:

“La eficacia del tratamiento al aire libre ha sido absolutamente probada, y sólo hay que probarlo para descubrir su valor.”

El aire fresco es un desinfectante

Los pacientes tratados al aire libre tenían menos probabilidades de estar expuestos a los gérmenes infecciosos que suelen estar presentes en los pabellones hospitalarios convencionales. Respiraban aire limpio en lo que debe haber sido un ambiente mayormente estéril. Sabemos esto porque, en los años 60, los científicos del Ministerio de Defensa demostraron que el aire fresco es un desinfectante natural.[5] Algo en él, que llamaron el Factor Aire Abierto, es mucho más dañino para las bacterias transmitidas por el aire – y el virus de la gripe – que el aire interior. No pudieron identificar exactamente qué es el Factor Aire Libre. Pero encontraron que era efectivo tanto de noche como de día.

Su investigación también reveló que los poderes desinfectantes del Factor Aire Abierto pueden ser preservados en los recintos – si las tasas de ventilación se mantienen lo suficientemente altas. Significativamente, las tasas que identificaron son las mismas para las que fueron diseñadas las salas de hospital con ventilación cruzada, con techos altos y grandes ventanas.[6] Pero para cuando los científicos hicieron sus descubrimientos, la terapia de antibióticos había reemplazado al tratamiento al aire libre. Desde entonces, los efectos germicidas del aire fresco no se han presentado en el control de infecciones, o en el diseño de hospitales. Sin embargo, las bacterias dañinas se han vuelto cada vez más resistentes a los antibióticos.

La luz del sol y la infección de la gripe

Poner a los pacientes infectados al sol puede haber ayudado porque inactiva el virus de la gripe.[7] También mata las bacterias que causan infecciones pulmonares y otras infecciones en los hospitales.[8] Durante la Primera Guerra Mundial, los cirujanos militares usaban rutinariamente la luz del sol para curar las heridas infectadas.[9] Sabían que era un desinfectante. Lo que no sabían es que una ventaja de poner a los pacientes al sol es que pueden sintetizar la vitamina D en su piel si la luz solar es lo suficientemente fuerte. Esto no fue descubierto hasta los años 20. Los bajos niveles de vitamina D están ahora vinculados a las infecciones respiratorias y pueden aumentar la susceptibilidad a la gripe[10] Además, los ritmos biológicos de nuestro cuerpo parecen influir en la forma en que resistimos a las infecciones[11] Las nuevas investigaciones sugieren que pueden alterar nuestra respuesta inflamatoria al virus de la gripe[12]. Al igual que con la vitamina D, en el momento de la pandemia de 1918, se desconocía el importante papel que desempeñaba la luz solar en la sincronización de estos ritmos.

Máscaras faciales Coronavirus y gripe

Las mascarillas quirúrgicas son actualmente escasas en China y en otros lugares. Se usaron hace 100 años, durante la gran pandemia, para tratar de detener la propagación del virus de la gripe. Aunque las máscaras quirúrgicas pueden ofrecer cierta protección contra la infección, no se sellan alrededor de la cara. Así que no filtran las pequeñas partículas transportadas por el aire. En 1918, cualquier persona en el hospital de emergencia de Boston que tuviera contacto con los pacientes tenía que usar una mascarilla facial improvisada. Esta comprendía cinco capas de gasa ajustadas a un marco de alambre que cubría la nariz y la boca. El armazón tenía una forma que se ajustaba al rostro del usuario y evitaba que el filtro de gasa tocara la boca y las fosas nasales. Las máscaras se reemplazaban cada dos horas; se esterilizaban adecuadamente y se ponían gasas nuevas. Fueron un precursor de los respiradores N95 que se utilizan hoy en día en los hospitales para proteger al personal médico contra las infecciones transmitidas por el aire.

Hospitales temporales

El personal del hospital mantuvo altos estándares de higiene personal y ambiental. Sin duda esto jugó un papel importante en los relativamente bajos índices de infección y muertes reportadas allí. La rapidez con que se construyeron el hospital y otras instalaciones temporales al aire libre para hacer frente al aumento de pacientes con neumonía fue otro factor. Hoy en día, muchos países no están preparados para una pandemia de gripe grave[13]. Sus servicios de salud se verán desbordados si la hay. Las vacunas y los medicamentos antivirales podrían ayudar. Los antibióticos pueden ser efectivos para la neumonía y otras complicaciones. Pero gran parte de la población mundial no tendrá acceso a ellos. Si llega otro 1918, o la crisis de Covid-19 empeora, la historia sugiere que sería prudente tener tiendas y pabellones prefabricados listos para tratar un gran número de casos de enfermedades graves. Mucho aire fresco y un poco de luz solar también podrían ayudar.

El Dr. Richard Hobday es un investigador independiente que trabaja en los campos de control de infecciones, salud pública y diseño de edificios. Es el autor de “El Sol Curativo”.

Bibliografía

  1. Hobday RA and Cason JW. The open-air treatment of pandemic influenza. Am J Public Health 2009;99 Suppl 2:S236–42. doi:10.2105/AJPH.2008.134627.
  2. Aligne CA. Overcrowding and mortality during the influenza pandemic of 1918. Am J Public Health 2016 Apr;106(4):642–4. doi:10.2105/AJPH.2015.303018.
  3. Summers JA, Wilson N, Baker MG, Shanks GD. Mortality risk factors for pandemic influenza on New Zealand troop ship, 1918. Emerg Infect Dis 2010 Dec;16(12):1931–7. doi:10.3201/eid1612.100429.
  4. Anon. Weapons against influenza. Am J Public Health 1918 Oct;8(10):787–8. doi: 10.2105/ajph.8.10.787.
  5. May KP, Druett HA. A micro-thread technique for studying the viability of microbes in a simulated airborne state. J Gen Micro-biol 1968;51:353e66. Doi: 10.1099/00221287–51–3–353.
  6. Hobday RA. The open-air factor and infection control. J Hosp Infect 2019;103:e23-e24 doi.org/10.1016/j.jhin.2019.04.003.
  7. Schuit M, Gardner S, Wood S et al. The influence of simulated sunlight on the inactivation of influenza virus in aerosols. J Infect Dis 2020 Jan 14;221(3):372–378. doi: 10.1093/infdis/jiz582.
  8. Hobday RA, Dancer SJ. Roles of sunlight and natural ventilation for controlling infection: historical and current perspectives. J Hosp Infect 2013;84:271–282. doi: 10.1016/j.jhin.2013.04.011.
  9. Hobday RA. Sunlight therapy and solar architecture. Med Hist 1997 Oct;41(4):455–72. doi:10.1017/s0025727300063043.
  10. Gruber-Bzura BM. Vitamin D and influenza-prevention or therapy? Int J Mol Sci 2018 Aug 16;19(8). pii: E2419. doi: 10.3390/ijms19082419.
  11. Costantini C, Renga G, Sellitto F, et al. Microbes in the era of circadian medicine. Front Cell Infect Microbiol. 2020 Feb 5;10:30. doi: 10.3389/fcimb.2020.00030.
  12. Sengupta S, Tang SY, Devine JC et al. Circadian control of lung inflammation in influenza infection. Nat Commun 2019 Sep 11;10(1):4107. doi: 10.1038/s41467–019–11400–9.
  13. Jester BJ, Uyeki TM, Patel A, Koonin L, Jernigan DB. 100 Years of medical countermeasures and pandemic influenza preparedness. Am J Public Health. 2018 Nov;108(11):1469–1472. doi: 10.2105/AJPH.2018.304586.

You may also like

Deja un comentario