El Papa pide diálogo y respeto por la legalidad internacional a Irán y Estados Unidos

El papa Francisco lanzó una llamada en favor del diálogo y el respeto por la legalidad internacional en relación a la crisis entre Irán y Estados Unidos. En su tradicional discurso por el comienzo del nuevo año pronunciado este jueves ante los embajadores y el cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede, el Pontífice se mostró preocupado por el recrudecimiento de los conflictos en distintos puntos del planeta: «Desgraciadamente, el año nuevo no parece estar marcado por signos alentadores, sino por una intensificación de las tensiones y la violencia».

Ante los 183 embajadores con los que el Vaticano mantiene relaciones diplomáticas, el Papa hizo balance del último año y pidió un mayor compromiso por parte de la comunidad internacional en el Mediterráneo y Oriente Medio. En relación a la última crisis entre Irán y Estados Unidos, Francisco renovó su llamamiento a que todas las partes en conflicto «eviten el aumento de la confrontación y mantengan encendida la llama del diálogo y del autocontrol, en el pleno respeto de la legalidad internacional», al mismo tiempo que advirtió de las graves consecuencias para la región si no se pone freno al conflicto.

«Son preocupantes las señales que llegan de toda la región, después del aumento de la tensión entre Irán y Estados Unidos y que amenazan ante todo con poner en riesgo el lento proceso de reconstrucción de Irak, como también crear las bases de un conflicto a mayor escala que todos desearíamos poder evitar», señaló.

Durante su discurso, el Obispo de Roma también se refirió a la situación en Siria, denunció la «indiferencia general» de la comunidad internacional ante la grave crisis humanitaria que se vive en Yemen, y la escalada de violencia en Libia «agravada por las incursiones de grupos extremistas». «Es particularmente urgente encontrar soluciones adecuadas y con amplitud de miras que permitan al querido pueblo sirio, exhausto por la guerra, reencontrar la paz y comenzar la reconstrucción del país», dijo el Pontífice.

El Papa también se mostró preocupado por la multiplicación de crisis políticas y sociales en numerosos países de Latinoamérica y denunció que, a pesar de tener raíces diferentes, todas ellas están unidas por las profundas desigualdades que sufre su población, las injusticias, la corrupción endémica y la pobreza. En este sentido, Francisco tuvo un especial recuerdo para Venezuela y pidió a sus responsables políticos un «compromiso» para encontrar una solución.

Francisco no olvidó en su discurso a los refugiados que huyen precisamente de estos conflictos y pidió a Europa que «no pierda el sentido de solidaridad que desde hace siglos la ha caracterizado». Por último, el Pontífice pidió un mayor esfuerzo a los líderes políticos para que restablezcan la cultura del diálogo, refuercen las instituciones democráticas y promuevan el respeto por el estado de derecho con el fin de prevenir «las desviaciones antidemocráticas, populistas y extremistas».

You may also like

Deja un comentario