Fusilan en el Seibo al general Antonio Duvergé.

El 11 de abril de 1855, por una disposición del Gobierno del general Pedro Santana, fueron fusilados en El Seibo, el prócer general Antonio Duvergé y su hijo Alcides.

También fue condenado a muerte el hijo menor de Antonio Duvergé, Daniel, de 10 años, pero la ejecución fue aplazada hasta que cumpliera la mayoría de edad.

El general Antonio Duvergé, fue uno de los militares que más se destacó en la lucha contra las invasiones haitianas.

Participó en un conjunto de batallas en contra de las agresiones de Haití, entre las que figuran las de Azua o Batalla del 19 de marzo de 1844, así como en las batallas de El Numero y El Memizo.

Por méritos alcanzó el rango de general de División y participó en la primera y segunda campaña contra las agresiones de Haití, 1844-1849 y 1849-1855.

En febrero de 1855, el general Antonio Duvergé entró en posiciones encontradas con el general Pedro Santana y por ello, el Jefe del Estado dispuso que fuera confinado en El Seibo.
El día 9 de abril de 1855, un Consejo de Guerra, reunido en El Seybo, había condenado a muerte al general Antonio Duvergé, al encontrarlo culpable de conspiración contra el Gobierno.

La condena se produjo en una audiencia que duró dos horas. Luego de la decisión el general Pedro Santana encabezó un operativo y arrestó al general Antonio Duvergé en su residencia de El Seibo, donde estaba confinado.

Antes de ser fusilado, el Presidente Pedro Santana degradó al General Antonio Duvergé, quien fue reducido a la condición de un ciudadano común.

Antonio Duvergé había nacido en Mayagüez, Puerto Rico, en el año 1806. Su familia se estableció en Baní al poco tiempo y volvió a salir luego de la ocupación haitiana en 1822.

Cuando se produjo la Batalla de Azua, el 19 de marzo de 1844, se encontraba en esa ciudad y de inmediato se integró a la defensa dominicana

You may also like

Deja un comentario