LA DEPRESIÓN como monstruo emocional.

En los últimos años la palabra depresión ha sido muy mencionada en las redes sociales. Hemos leído o escuchado que una persona se suicido por motivos depresivos, que presentaba tristeza o aislamiento de las personas allegadas a esta. La depresión es más que una palabra, es un hecho real muy papable en nuestra sociedad y a nivel mundial que afecta a cualquier persona. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS). (2018) en sus últimas estimaciones, exponen que alrededor de 300 millones de personas viven con depresión, un aumento de más del 18% entre 2005 y 2015.

Ahora bien, ¿Qué entendemos por depresión? Se define como variedades en el estado de ánimo negativo y la conducta (Sarason (2006). P. 333). Cabe destacar, que la depresión forma parte de un grupo de enfermedades que afectan el estado de ánimo de una persona, este grupo es conocido como “Trastornos del estado de ánimo” A su vez, el trastorno depresivo está dividido en otros sub grupos o tipos de depresión: Depresión exógena (Acontecimientos externos a mi; muerte de un ser querido, perdida de un trabajo… etc) y depresión endógena (Depende la biología y la genética de la persona). También es clasificada según la gravedad o intensidad de la depresión: Trastorno distímico y Trastorno depresivo mayor.

Como dice un dicho “La ignorancia es atrevida” y yo le agregaría que también puede ser muy cruel. He visto como personas se burlan desmesuradamente de aquellos que han llegado a suicidarse por que sufren de esta enfermedad, comentarios realmente crueles como: “Que pendejo” “Y eso es motivo para matarse” “Si Fuera yo, no me pasa” “Que ridícula matarse por eso”… comentarios llenos de prejuicios, ignorancia e incomprensión. Debemos entender que la depresión es una ENFERMEDAD. Algunos de los síntomas son: La desesperanza hacia el futuro, la tristeza, la culpa, baja autoestima, la falta de energía, siente que todo le sale mal, que no vale la pena, sienten hipersomnia (Dormir mucho) o insomnio (Falta de sueño o dificultades para dormir), nerviosismo, alteración, pensamientos suicidas. Saber que la persona que esta deprimida NO ES PORQUE DECIDE ESTARLO, al igual que una persona que es diabética no decide ser diabética.

La depresión es un tema que abarca muchos puntos. Lo recomendable si estamos pasando por esta situación o alguien cercano a nosotros, es asistir donde un profesional de la salud mental. Todos estamos expuestos a este tipo de enfermedad como seres humanos que somos, la clave está en buscar ayuda profesional y dejarse ayudar.

Angie Peña Coustain
Psicóloga Clínica, Reforzadora psicopedagógica y escritora.

You may also like

Deja un comentario