728x90-roblox-ad-banner_131484-q5gp6q8ilr7dfw85xtymxj6t1gazl6io91ay0i4vb8

El principal proveedor mundial de café, soja y azúcar también quiere dominar el cacao

  • 64Vista

El principal proveedor mundial de café, soja y azúcar también quiere dominar el cacao

AGRICULTURA

El principal proveedor mundial de café, soja y azúcar también quiere dominar el cacao

Los productores de la parte occidental del estado de Bahía, como Cargill Inc, ahora están cultivando el cacao por primera vez

A medida que la producción de cacao de África occidental se marchita debido al mal tiempo, el envejecimiento de los árboles y las enfermedades de los cultivos, los agricultores emprendedores de una franja árida de pastizales brasileños ven una oportunidad.

ARTÍCULO RELACIONADO

Café, cacao y panela, los cultivos del Cauca que serán impulsados con $60.000 millones

Los productores de la parte occidental del estado de Bahía (una región cálida y seca conocida por sus influyentes familias de agricultores que han amasado fortunas exportando algodón y soja) ahora están cultivando cacao por primera vez. Los árboles aún son jóvenes y a la mayoría les falta al menos un año para producir frutos, pero el beneficio potencial es grande. Esto está atrayendo tanto a los productores independientes como a los gigantes corporativos a unirse a la acción.

El gigante de los agronegocios Cargill Inc. se está asociando con un importante grupo agrícola, Schmidt Agricola, para plantar 400 hectáreas (alrededor de 990 acres) de cacao a más de una hora de la ciudad bahiana de Barreiras. El chocolatero suizo Barry Callebaut AG y un socio de alta tecnología planean desarrollar conjuntamente unas 5.000 hectáreas de plantaciones de cacao en el estado. Las familias de agricultores que ya cultivan frutas tropicales o cultivos básicos están agregando esta temporada también hileras de árboles de cacao, con la esperanza de capturar un rincón de un importante mercado global que ha eludido esta parte de Brasil durante décadas.

Si la producción en la nueva región despega, Brasil podría casi duplicar su producción a alrededor de 400.000 toneladas métricas para 2030, estima la comisión del cacao del país. Eso colocaría a la nación a una distancia sorprendente del tercer lugar mundial, hoy ocupado por Ecuador. Y algunos dicen que ese pronóstico es demasiado conservador. Moisés Schmidt , uno de los hermanos detrás de Schmidt Agrícola, apuesta que la producción podría alcanzar 1,8 millones de toneladas al año en los próximos 10 años si los productores continúan plantando en nuevas áreas como las tierras que ahora cultiva, además de las regiones más tradicionales del cacao en el país.

“Brasil ya es el mayor proveedor del mundo” de una gran cantidad de productos básicos, desde soja hasta jugo de naranja, dijo Schmidt mientras un grupo de más de 1.000 terratenientes, académicos y autoridades locales recorrieron su tierra el mes pasado para ver las plántulas. “¿Dónde vamos a pararnos con respecto al cacao?”

Brasil alguna vez estuvo entre los principales productores del mundo del ingrediente clave para la elaboración del chocolate, antes de que muchos de los árboles de cacao del país enfermaran debido a un brote de escoba de bruja que comenzó a fines de la década de 1980. Costa de Marfil y Ghana representan hoy más de la mitad de la producción mundial.

Esa concentración en sólo dos países hace que la oferta mundial sea más vulnerable a riesgos como el mal tiempo y las enfermedades de los cultivos, que no hacen más que intensificarse a medida que los cambios climáticos se vuelven más extremos. Un reciente déficit en la producción de cacao en África occidental ha hecho que los precios mundiales se dupliquen este año, elevando los precios al consumidor de las barras de chocolate e incluso obligando a algunos fabricantes de chocolate a cerrar.

Los primeros agricultores que plantaron cacao en el oeste de Bahía comenzaron antes de la última subida de precios; Ahora, las granjas vecinas también están viendo el atractivo. Los productores de Bahía generalmente están mejor financiados y son más grandes que sus homólogos de África occidental, lo que significa que pueden lograr economías de escala. Los agricultores brasileños también pueden vender a precios de mercado sin interferencia del gobierno, como en Costa de Marfil y Ghana. Y como los granos no son perecederos, los vendedores pueden esperar el momento adecuado para cerrar el trato.

Con sol todo el año, irrigación generalizada y acceso a fertilizantes, la cosecha de cacao aquí puede acelerarse, y algunos árboles dan frutos en tres años en lugar de los cinco más tradicionales. Aunque un agricultor describió el clima como “entre el calor y el infierno”, los sistemas de riego establecidos en la región permiten a los agricultores mantener sus cultivos hidratados incluso en los días más cálidos.

«El cacao es como un insecto que se está contagiando y todo el que entra en él permanece en él», dijo Tal Bar-Dor, director de operaciones de una granja en la ciudad brasileña de Barra. Bar-Dor, que trabajó como ingeniero civil en Israel y Nigeria antes de dedicarse a la agricultura, el año pasado añadió árboles de cacao a la finca de cocos que administra. Tiene previsto ampliar los campos hasta unas 1.000 hectáreas en los próximos cuatro años, desde sólo 45 hectáreas en la actualidad.

Los productores de otros rincones de América Latina también están considerando el crecimiento. En Colombia, el Grupo Nutresa, el mayor procesador de alimentos del país, está invirtiendo en un nuevo vivero cuyo objetivo es cultivar 10 millones de árboles de cacao en los próximos cinco años. En Ecuador, que ya es un importante productor, los agricultores están ampliando la superficie cultivada y agregando tecnología para aumentar la producción más del 50% en cuatro años a 700.000 toneladas, según Iván Ontaneda, presidente de la asociación de exportadores de cacao del país, Anecacao.

«Los precios más altos definitivamente están motivando a los agricultores a invertir en sus campos», afirmó. «La situación actual de África Occidental es una oportunidad para América Latina».

De vuelta en el oeste de Bahía, la agricultora Claudia Sá se quedó sin aliento al ver los jóvenes huertos de Schmidt. Hace décadas, vio cómo muchos de los árboles de cacao de su familia en el sur de Bahía caían bajo la escoba de bruja; recuerda haber visto a su padre buscar frenéticamente a los pocos que quedaron intactos. Si bien la enfermedad no fue erradicada, muchas granjas aprendieron cómo combatirla, ya que los científicos encontraron más tarde plántulas que eran más resistentes al hongo.

“Estuvimos muy cerca de no estar aquí, de sacar al país del mapa del cacao”, dijo durante una visita a la nueva región cacaotera a unas 600 millas de sus propias fincas. Ahora “ya no hay límites”.

Deja un comentario

Vuelve al inicio