La Lotería Nacional con un cáncer incurable

Por Félix Betances
EN BARAHONA, (República Dominicana), Viernes, 07 Mayo, 2021: A través de los años, por más que se haya querido transparentar el funcionamiento de esa entidad creada por Francisco Xavier Billini (Padre Billini) el 24 de octubre de 1882 con una intención muy diferente al uso y manejo que a través de la historia se le ha dado, no ha sido posible dominar lo que podría definirse como: “un Buey rabioso”.
Para hacer un poco de historia, basta recordar lo que ocurría en tiempos de los gobiernos de Joaquín Balaguer, en las administraciones de Anaiboní Guerrero Báez y Héctor Pérez Reyes entre otros, donde apareció la famosa “Gallinita”, la cual supuestamente ponía los huevos con números, pero que no era más que una forma de vender las muy conocidas “OREJAS”. Esa gallinita la cual se hizo muy popular, por cierto, tuvo su nido en Pedernales.
Luego se conoció el gran escándalo que protagonizó el conocido personaje de Frederick Marzouka, donde las orejitas se vendían al por mayor y al detalle, y que le costó la salida por Haití vestido de mujer a Fulgencio Espinal y vestido de “Cura” al señor Ángel Pichardo.
Son harto conocidos los escándalos de los últimos tiempos, que en ocasiones han llevado a dicha institución al borde de la insolvencia donde en momentos, no había ni con qué pagarles a los locutores que cantaban los números.
En esa institución, siempre se ha hablado de que se venden y se dan orejas y premios, se sabe lo que pasó en el sorteo de la navidad pasada, por lo que hay personas sometidas a la justicia.
En consecuencia, el actual escándalo es como para ponerle la tapa al pomo, como se dice en el pueblo ya que la perversidad, no ha tenido ni siquiera el más mínimo respeto a una clase que merece consideración como son los invidentes que son utilizados en la realización de los sorteos.
Es mandatorio que las autoridades de la Lotería Nacional, procuren que se investigue a fondo la situación y que los culpables paguen las consecuencias.
Por último, que se aproveche la situación, para descartar ya esa metodología de efectuar dichos sorteos, ya que ha quedado demostrado que ese ejercicio, no garantiza ni siquiera mínimamente, la transparencia que merecen los apostadores, los cuales juegan contra la suerte y también contra la perversidad de muchos, a los que no se les puede llamar sino simples criminales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Vuelve al inicio
A %d blogueros les gusta esto: