Las carrozas de la muerte; Escenas de dolor en hospitales para Covid-19 “Se murió” es la frase que nadie quiere escuchar

Santo Domingo, RD. Co­mo niños en la escuela todos se mantenían ayer en atención y mirando hacia la unidad de Co­vid-19 del hospital Fran­cisco Moscoso Puello es­perando saber del estado de sus familiares afecta­dos por el virus hasta que alguien dijo: “Ahí viene el carrusel”, frase terrorífica ya conocida por los visi­tantes.

Al escuchar la voz de alerta, casi al mismo tiempo, todos giraron la cabeza a la izquierda pa­ra ver la temible entrada del “carrusel”, nombre que le asignaron a la ca­milla que tiene un cajón de metal con forma de pentágono donde trasla­dan a los fallecidos.

Un señor que vestía con ropa oscura fue el primero que alcanzó a ver el cajón y posterior­mente expresó en voz alta lo que veía venir, es decir, el famoso carrusel que casi siempre estrena un cadáver.

Faltando minutos pa­ra las 12:00 del día ya los familiares de dos parientes ingresados sabían que se habían muerto a causa del coronavirus.

Al concurrir todos los días al hospital ya los visi­tantes se conocen y unos a otros se consuelan sobre el estado del familiar interno, lo que algunos responden que “está mejorando” o que simplemente “se murió”.

Sin ánimos ni ganas de caminar, una señora acom­pañada de un señor que la sostenía de un brazo, le dijo a otra que su pariente había fallecido.

You may also like

Deja un comentario