Más de cien campesinos reclaman agua para producir alimentos en 5 mil tareas.

Faustino Reyes Diaz.

Galván. Alrededor de 5 mil tareas de unas 14 mil que tiene un bosque seco en este municipio de la Provincia Bahoruco, se encuentran en proceso de incorporarse a la producción agrícola, en adición a unas tres mil que 23 años atrás 60 campesinos convirtieron en un asentamiento agroforestal, donde se produjo aguacates, limones, mangos, Pitajaya y otros productos.

Al menos 110 miembros de La Asociación de Pequeños Agricultores de Las Minas, conforman una brigada que prepara unos terrenos para cultivar alimentos para el mercado con el propósito de mejorar su calidad de vida.

Empero, el mayor inconveniente es que, aunque cuentan con un rio, no tienen las condiciones económicas para instalar un sistema de regadío que le garantice dirigir el agua a sus futuras parcelas.

En ese sentido, reclamaron el apoyo de las autoridades “el agua se lleva por tubería y necesitamos 780 tubos de diferentes tamaños. Queremos producir para evitar que nuestras mujeres se vayan a trabajar en casas de familias”, indicó Luis Alfredo Diaz.

El Presidente La Asociación de Pequeños Productores de Las Minas, agregó “si cada hombre o cada mujer consigue 20 tareas de tierra ya tiene como sobrevivir su vida sin tener que salir de su comunidad”.

Atendiendo a una invitación, constatamos las excelentes condiciones que tiene la zona para la producción y un acuífero que pudiera proveer toda el agua que requieren los campesinos para poner a producir la tierra y sacar sus familias de la miseria.

“Lo que nos está haciendo falta es agua. Si tenemos agua, seremos empresarios todos, porque tenemos la tierra”, dijo en medio del cauce del rio, Danilo Mesa, alias sigua pinta.

Otros males.
La incorporación a la producción de los terrenos, beneficiará decenas de familias de Las Minas, Muerto Sentado, El Cerro y Rancho de Marco.

Estas comunidades, tienen su principal vía de comunicación intransitable, lo que dificulta trasladar materiales para la reparación de una escuela.

La falta de electricidad y la salida de servicio de un acueducto, construido por instituciones no gubernamentales, son otros de los males que afectan las citadas comunidades galvaneras.
Francisco Zarzuela, Manairis Cuevas y Dolores Cuevas Florián, Armando Cuevas Florián y Alejandrina Florián coincidieron en reclamar del gobierno la solución de esos males que llevan decenas de años sin solucionarlos.

You may also like

Deja un comentario