Mora judicial se refleja en caso de los asesinatos de Natasha Sing y Suleika Flores

tiene más tres años en juicio de fondo

Santo Domingo, RD
La mora judicial, conocida como un retraso en la solución de las controversias que se someten a la justicia, se refleja en los casos de Natasha Sing Germán y Suleika Flores Guzmán asesinadas por presuntos sicarios en hecho ocurrido por separado en abril del 2014 y, a casi seis años del crimen todavía no se ha producido una sentencia definitiva.

Para este viernes los jueces del Segundo Tribunal Colegiado de Santo Domingo Este, tienen pautado para las 9:00 de la mañana el conocimiento de la audiencia del juicio de fondo seguidos a los implicados del doble asesinato.

Solo en la etapa de juicio de fondo, el proceso tiene más de tres años, situación que ha generado frustración entre los familiares de Sing Germán y Flores Guzmán que esperan que se haga justicia.

Una de la principal causa por la que el juicio no avanza se debe a los constantes incidentes motivados por los abogados de la barra de la defensa, principalmente la de la imputada Sanhy Dotel Ramírez.

La imputada, quien es abogada, se le acusa de haber encargado la muerte de Suleika Flores Guzmán, aunque por una confusión, antes de ejecutar a la mujer, los presuntos sicarios mataron a Natasha Sing Germán.

Los hechos

Los asesinatos supuestamente fueron ordenados por la imputada Sanhy Dotel Ramírez. De acuerdo con el Ministerio Público, esta habría mandado a matar a Suleika Flores Guzmán porque supuestamente mantenía una relación sentimental con su esposo, el empresario Julio Cepeda Ureña.

El Ministerio Público menciona en su acusación que Sanhy Dotel Ramírez le entregó RD$800 mil a un imputado de nombre Francis Alexander Fermín González para que se encargara de contratar sicarios.

Es así como supuestamente Fermín González habló con un deportado, identificado como Jesús Manuel Mendoza Benítez (El Patrón), quien hizo contacto con Jhonny Sención Gómez (El Camionero), persona que ubicó a los gatilleros Amauris Soriano (Nevado) y Luis Abel Mariano Pérez (Luisito), quienes cobraron 200 mil pesos para matar a cada una de las mujeres.

Según la Policía Nacional, ambos imputados habían admitido haber cometido los asesinatos por encargo, pero que el caso de Natasha Sing Germán se trató de una equivocación.

Algunos de los elementos que contribuyeron, según las autoridades, a que los sicarios se confundieran y mataran a Natasha antes de llegar a Suleika, es que ambas utilizaban vehículos parecidos y vivían en el mismo residencial, Vereda Tropical, en Santo Domingo Este.

Imputados

En el caso, el Ministerio Público acusa a Sanhy Dotel Ramírez, Dionary Elizabeth Trinidad Ramírez, Amauris Soriano García, Luis Abel Mariano Pérez, Francis Alexander Fermín González, Jesús Manuel Mendoza Benítez (El Patrón), Johnny Sanción Gómez , Juan José Dotel Ramírez (hermano de Sanhy Dotel Ramírez), Catherine Berioska Medina, Abraham Tavarez Dotel y Fraisy Novas Ramírez.

Mientras que fueron excluidos del expediente la exjueza Cibelis Martínez, el empresario Julio Cepeda Ureña (esposo de Dotel Ramírez) y Ela Ramírez.

 

You may also like

Deja un comentario