NO HAGAMOS LEÑA DEL ÁRBOL CAÍDO.

Por Javier Medina

Recientemente observé como muchos Barahoneros celebraban la designación de este joven en el Ministerio de Cultura, seccional Barahona. Vi cómo lo felicitaban por su nombramiento. Vi cómo fue valorado positivamente. Al parecer es un buen muchacho.

Me asombró mucho ver, hace unas horas, como un periódico digital, publicó un escrito sobre un hecho reñido con la ley en el cual el joven mencionado estaba involucrado; con el escrito solo se persigue hacer saltar del cargo al muchacho, pues quien escribió el artículo entiende que por tal situación, el joven no debe ocupar el cargo al que fue designado. ¡Cuanta Hipocresía!.

He de preguntarme, ¿acaso no cometemos errores? ¿Acaso somos perfectos? ¿Acaso ese hecho descalifica a ese joven para ocupar ese puesto?

Sencillamente no!! A mi entender, el artículo aquel, está plagado de envidia maliciosa y perversa. ¡No es justo dañar la reputación de nadie!

Tenemos un Modelo de Sanción del Delito, obsoleto, que, entre otros parámetros, señala como punto específico la reformación y posterior reinserción del ciudadano en conflicto con la ley penal, a la sociedad como un ser humano reformado y con capacidad productiva. Lo que, evidentemente, es una condición clara de que el joven descalificado por los envidiosos del progreso ajeno, tiene DERECHO.

Sencillamente le recomiendo a quien hizo ese escrito hostil, cargado de envidia, rencoroso y con afanes de hacer daño, a verse en el espejo ajeno y que entienda que el mundo da muchas vueltas. Hoy estamos aquí, mañana no sabemos!

Yo le pido a Dios que te bendiga mucho y que te libre de un día, no caer en las garras del ERROR. Si lo haces, probaras una cucharada de tu propia medicina y te darás cuenta que hacer daño no es la mejor opción.

You may also like

Deja un comentario