¡No me dejen morir! el grito desesperado de Yanelis

Cuentan los vecinos que la víctima corrió y se revolcó en el suelo desesperada pidiendo auxilio para que no la dejaran morir, tras ser atacada con el peligroso ácido del diablo.

Tenares, Hermanas Mirabal, RD
Yanelis Arias López, de 42 años, a quien un hombre atacó el 20 de agosto con ácido del diablo, corrió desesperada, revolcándo­se por el suelo, pidiendo auxilio y gritando que se quemaba, cuentan vecinos del lugar.

“Agustín me echó ácido del diablo, corran, no me dejen morir, porque de esta no me salvo”, dicen perso­nas consultadas por Listín Diario que gritaba la mujer en medio de la desespera­ción.

El suceso fue en Tenares, provincia Hermanas Mi­rabal, y ella murió el 3 de septiembre en la Unidad de Quemados de un hos­pital en la capital, al sufrir los embates de las quema­duras.

Una vecina le echó agua por el rostro y el cuerpo pa­ra tratar de calmarla y lue­go la llevaron totalmente desfigurada a un centro de salud de Tenares y de ahí transferida a un hospital de Santo Domingo, pero des­pués de varios días ingre­sada falleció. La gente dice que era una mujer tranqui­la, pero que hablaba poco con la gente. Mientras tan­to, la comunidad está indig­nada y piden que se haga justicia.

Asimismo, explican que el agresor dejó una nota con una “J” y unos escritos que manejan los investigadores policiales.

Igualmente sostienen que detrás del crimen apa­rentemente está de por me­dio otra mujer celosa. La Po­licía dice que profundiza las investigaciones para esta­blecer responsabilidades.

La mujer residía en Esta­dos Unidos junto a sus fami­liares y hace pocos días que se encontraba de visita en el país.

Caty Toribio la descri­bió como una buena veci­na, aunque reconoce que, igual que otros habitantes de Tenares, principalmente del sector Entrada de la es­cuela Básica Regino Canela, prolongación Emilio Rodrí­guez, se trataron poco.

Dijo que la dama tenía tres hijos y que, según sus familiares, hace ocho meses que enviudó tras la muerte de su pareja en circunstan­cias no especificadas.

“No tenían que hacerle eso a ella, es un acto terri­ble, violento, reprochable, una barbarie y la justicia tie­ne que tener más manos du­ras con eso”, dijo Toribio.

El suceso
Vecinos manifestaron que un hombre entrado en edad, se presentó el 20 de agosto a bordo de una mo­tocicleta, se hizo pasar co­mo mensajero, la llamó por su nombre y le dijo que le te­nía un pequeño arreglo flo­ral que le habían mandado. La víctima al abrir la puerta de su casa, el individuo le es­parció en su rostro y el cuer­po una sustancia que resultó ser ácido del diablo.

La consternación de la po­blación radica porque es el primer caso de esa naturale­za que ocurre en Tenares.

Charlis Javier, quien tie­ne un taller de mecánica de motocicletas al lado de la casa donde residía la mujer, informó que ella tenía co­mo diez años que no venía al país.

“Yo la veía de vista, a ve­ces salía a la calle, se pa­raba en el lugar y luego se encerraba en su casa, por­que ella no era persona de buscarse problemas, pero se trataba poco con los ve­cinos”, indicó.

Sostuvo que al mensajero pocos lo vieron y que se en­teraron de lo ocurrido tras los gritos desgarradores de Yanelis. Asimismo, explicó que en el lugar circulan va­rias versiones en relación a ese triste y lamentable caso.

“Hay varias versiones en relación a este hecho, se di­cen muchas cosas, pero las investigaciones dirán”, co­mentó Javier.

El productor agrícola Ra­món Vargas contó que no la conocía bien, pero que ha escuchado que era de po­co hablar, y que no buscaba problemas.

La Policía detiene a responsable
La Policía informó la de­tención en el municipio de Tamboril, provincia Santia­go, de Manuel Henríquez Ovalles, de 56 años, se­ñalado como el autor ma­terial de rociar ácido del diablo a Arias López, en Te­nares.

INVESTIGACIÓN
Arresto.
El informe policial da cuenta de que tras su arresto, Henríquez Valle, entregó a las autorida­des un casco protector, un par de rodilleras y un abrigo que fueron utili­zados en el crimen.

La Policía también in­terrogó al propietario de un establecimiento, donde fue sacada la mo­tocicleta en la que se co­metió el hecho.

El cadáver de la mujer será repatriado a Nue­va York, Estados Unidos, donde residen sus fami­liares cercanos.

La Policía comunicó que profundiza las investi­gaciones para establecer otras responsabilidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Vuelve al inicio
A %d blogueros les gusta esto: