Nuestras Glorias: Alfredito Patnella.

Por el Ing. Rafael Matos Feliz.-

Alfredo Manuel Patnella Ceballos (Alfredito) nació en la capital en la primavera del 1932, el 26 de abril, y al cumplir los 4 años de edad viene a vivir a Barahona debido a que su padre se muda a esta ciudad, a fin de participar en la construcción del muelle de Barahona. Sus padres fueron, el señor Alfredo Patnella Nielsen y la señora Esmeralda Ceballos.

Para la época, Alfredito y sus padres, así como su hermana Ana, vivían en el Hotel España, ubicado frente al parque central. En su infancia asistió a la escuela primaria de la calle Concordia (hoy Jaime Mota) casi frente al cuerpo de bomberos y al alcanzar los 10 años, su padre lo envía a estudiar a la capital en el Colegio La Salle. Allí es donde empieza a jugar baloncesto y también aprende voleibol. Este último era el deporte más popular debido a que en las escuelas y colegios, al igual que en los barrios, se practicaba de manera intensa.

Sus primeras competencias, las realizó en la cancha del Centro Obrero en Villa Francisca y es en este lugar donde Alfredito, con apenas 14 años, juega con la primerísima estrella del baloncesto nacional, el estelar Manuel Lugo (varilla), quien fue el primer jugador dominicano en reforzar una selección de un país extranjero.

Con el equipo juvenil de baloncesto del colegio La Salle, Alfredito Patnella vio acción contra equipos de los colegios, Santa Teresita, Muñoz Rivera, Santo Tomás, y otros más. Luego cuando culmina la primaria, regresa a Barahona y aquí continúa los estudios del bachillerato en la Escuela Normal, que se localizada al inicio del antiguo malecón y próximo a la Marina de Guerra. Cuando Papito Careta conforma el equipo juvenil de baloncesto “Las calaveras”, Alfredito fue uno de los seleccionados. La camiseta del equipo portaba en el frente un cráneo humano y dos huesos de las extremidades inferiores, cruzados.

Alfredito, en este equipo, dio la talla y se perfiló como una estrella del baloncesto. Más tarde, se constituye un conjunto local para enfrentarse con el aguerrido equipo del colegio La Salle (otrora escuadra de Alfredito) y en ese intercambio, Barahona dejó plasmada su estampa como un verdadero coloso. Por su parte, Alfredito Patnella actuó de manera espectacular: donqueó, encestó, se desplazó, dio pases y animó su equipo como ninguno. El triunfo fue arrollador y él fue, sin lugar a dudas, el mejor atleta.

Cuando a Barahona le tocó devolver la visita a La Salle, este equipo puso como condición para participar, que no se le permitiera jugar a Alfredito. Los organizadores locales aceptaron esa petición y el resultado para los barahoneros fue vergonzoso. Perdieron en forma humillante y los capitaleños se la lucieron. Esta lección fue bien aprendida, pues nunca más el equipo dejó fuera de acción a su más brillante jugador. Después compitieron con Azua y San Juan de la Maguana y siempre los resultados fueron excelentes.

En lo referente al voleibol masculino, también allí descolló Alfredo Patnella. Participó con la Selección de Barahona y fue siempre abridor en todos los juegos. Se compitió contra las selecciones de San Cristóbal, Baní, Azua y San Juan y en casi todas esas competencias resultaron ser los mejores. También llegó a jugar béisbol en el play que estaba detrás del mercado, próximo al cementerio; pero en este deporte, su mayor debilidad era no poder batear la bola rápida y aún así, formaba parte de las novenas en todos los desafíos beibolísticos del momento.

Para los años 1972-1973, deja de jugar baloncesto, pero ya se había dedicado al softbol, deporte este en el cual había incursionado unos años antes. También en esta disciplina se constituyó en una estrella, pues en varias ocasiones llegó a ser campeón de bateo y líder en cuadrangulares, perteneciendo al equipo del Ingenio Barahona, en el cual ocupó el center field y fue tercero o cuarto bate. Enfrentó a Azua, San Juan, Ingenio Río Haina, Valverde-Mao y otros. También viajo a Panamá para competir con la selección de ese país, que había obtenido medalla de oro en los Juegos Centroamericanos del 1970. Además, el Atletismo fue otra disciplina cubierta por Alfredito y en juegos nacionales participó en carreras de 100 y 200 metros planos.

Se retiró del softbol en el 1980; pero antes encaminó todas las diligencias para que el Administrador del Ingenio Barahona, señor Gil Manuel Fernández, construyera el play del Batey Central. Se casó con la profesora Margarita Tezanos y procrearon a su hijo, Alfredo Domingo.

Como coincidencia mística y misteriosa de la vida, Alfredito Patnella falleció el mismo día de su cumpleaños, el 26 de abril, en el año 2015.

¡¡ALFREDITO FUISTE ESTELAR DEPORTISTA; GLORIA Y ORGULLO NUESTRO!!

You may also like

Deja un comentario