Reflexiones Sobre la Enseñanza Virtual de las Ciencias Sociales

Por: Felix Dini
Profesor de Ciencias Sociales

«Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo»
(Ortega y Gasset 1914)

“La percepción que los seres humanos tenemos de nosotros mismos ha cambiado, en vista de que se ha modificado la apreciación que tenemos de nuestro entorno. Nuestra circunstancia no es más la del barrio o la ciudad en donde vivimos, ni siquiera la del país en donde radicamos. Nuestros horizontes son, al menos en apariencia, de carácter planetario.”
Trejo Delarbre (2006)

La complejidad de la Ciencias Sociales es intrínseca a su propia naturaleza, en el sentido de que su objeto de estudio es el hombre y su realidad, esta realidad deriva de la interacción entre individuos y por lo tanto son relaciones dinámicas, cambiantes y responden a determinado espacio y momento histórico. Si observamos lo dicho por Ortega y Gaset, la realidad del hombre debe ser entendida como sus circunstancias, donde no existía aún la internet y las Tecnologías de la Información y la Comunicación tendríamos que pensarla como las condiciones de su entorno inmediato, casi un siglo después Raúl Trejo Delarbre, en Viviendo en el Aleph. La sociedad de la información y sus laberintos, establece un paralelismo diacrónico por así llamarlo sobre la percepción de la realidad en esta sociedad de la información y sostiene que esta debe ser vista con un carácter planetario.

Acercarse a esa realidad planetaria exige asumir que se trata de un objeto complejo, multifacético y en permanente cambio, conflictiva por las relaciones de poder que se establecen entre sus actores, atravesadas por contradicciones y pujas que motorizan el cambio y a la cual todos pertenecemos.

La virtualización de la enseñanza como consecuencia del COVID—19, ha planteado un escenario nuevo en el cual deben desenvolverse los maestros del sistema educativo del país, este demanda la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación en los procesos de enseñanza y aprendizaje, lo que supone la adquisición de nuevas habilidades y destrezas por parte de los maestros, en entendido que el nivel de dominio de los docentes será fundamental para lograr aprendizajes de calidad y así lo deja entre ver la UNESCO, en algunas de sus 10 recomendaciones sugeridas para la virtualización de la educación.

Los desafíos a los que se enfrentan los docentes en su tarea de integración de las Tics en la enseñanza son múltiples, abarcan dimensiones tan diversas como; la gestión del trabajo escolar, en clase y fuera de ella, las estrategias de enseñanza, las formas de la evaluación y el acompañamiento docente.

En las escuelas dominicanas las disciplinas curriculares de las Ciencia Sociales tratan de que el hombre se entienda como construcción histórica, con responsabilidad social y criticidad, capaz de cuestionar los sistemas sociales con sentido de justicia, para la formación de un hombre con este nivel conocimiento el currículo de la educación dominicana plantea tres grandes componentes en el área de las Ciencias Sociales; la capacidad del individuo para ubicar hechos y fenómenos en el tiempo y el espacio a fin de que el mismo pueda crear una conciencia histórica-geográfica , desarrollar habilidades para utilizar de forma crítica las fuentes de información disponibles para mejor comprensión de la realidad, y promover la interacción sociocultural a partir del conocimiento y respecto de las características culturales de los demás, junto a la construcción de una conciencia ciudadana basada en la justicia, solidaridad y respeto.

El profesor de Ciencias Sociales debe estar consiente que se enfrenta a un espacio de aprendizaje donde no se darán las discusiones propia de la criticidad de las Ciencias Sociales, pero esto no quiere decir que esta parte, – esencial por demás en la enseñanza de la Ciencias Sociales- será obviada, al contrario se trata de que con ayudada de las Tics se puedan generar estos debates, cuestión esta que demandará la creatividad e innovación del docente. El maestro no debe perder la perspectiva de que el objetivo no es el uso de las Tics, sino su incorporación en las estrategias didácticas como recursos para lograr aprendizajes significativos en los estudiantes, la tecnología debe ser vista como medio y no como fin.

La utilización de las Tics en la enseñanza de las Ciencias Sociales proporciona ventajas para el docentes como son; el aumento exponencial de las fuentes de información disponible, sus formatos y soportes, permitiendo complejizar el abordaje de los temas curriculares con diversidad de perspectivas y enfoques, permiten además, experimentar con formas de representación alternativas y complementarias a los textos escritos: visuales, auditivas, multimedias, inmersivas, también favorecen la comprensión de procesos sociales, territoriales y ambientales complejos, a través de la visualización de fenómenos simulados, permitiendo el análisis en perspectiva crítica de la compleja interrelación entre sociedad y naturaleza por medio del uso de herramientas de geo localización.

Por lo expuesto en el párrafo anterior se podría pensar que la incorporación de las Tics en la enseñanza de la Ciencias Sociales es una panacea, pero cuidado, porque las Tics aplicadas a la educación pueden convertirse en una espada de doble filo, la Dra. Edith Litwin, sostiene en El Oficio de Enseñar (2008), que Investigaciones dan cuenta que, así como las Tics pueden potenciar la enseñanza, también pueden banalizarla cuando, por ejemplo, su inclusión implica el empobrecimiento de la propuesta tradicional, por el escaso conocimiento o uso de una determinada herramienta, o porque el software disponible estimula procesos que alientan la repetición, la memorización, y el ensayo-error.

El estado dominicano a través del Ministerio de Educción ha iniciado el Plan Educación para Todos Preservando la Salud, 2020-2021, a fin de garantizar el presente año escolar, el eje central de esta decisión es el uso de las Tics como herramientas para el desarrollo de los procesos de enseñanza y aprendizaje, es sabido de las dificultades a las que se enfrenta esta iniciativa –problemas en el suministro energía eléctrica, acceso a Internet y disponibilidad de equipos tecnológicos- las cuales se acentúan en las zonas de mayor marginalidad social, pero independiente de estas y otras dificultades que puedan surgir, el éxito del plan estará determinado por la capacidad de los maestros para participar de forma adecuada, en ese sentido la opinión generalizada entre los sectores vinculados a la educación dominicana es, que el mayor énfasis debe estar dirigido a desarrollar en los docentes las competencias tecnológicas requeridas, por lo que es oportuno y atinado el proceso de capacitación iniciado por el Ministerio de Educación a través de medios de comunicación masiva, así como de forma virtual.

Ante el panorama planteado solo queda esperar que los maestros dominicanos de todos los niveles y áreas, en especial los de Ciencias Sociales, apoyados por el Ministerio de Educación se empoderen y reconozcan el papel protagónico que les toca jugar en este momento de crisis.

 

You may also like

Deja un comentario