El sociólogo barahonero, Don Joaquin Peláez, tuvo la gentileza de escribir la presentación de la obra de mi autoría: «Delincuencia, Drogas… ¿Y Ahora Que? Aquí les muestro un fragmento:


El Estado está fuera de su función básica. Por eso las contradicciones entre los fines de la sociedad como tal y las estructuras de los esquemas políticos. Nos salva la ley universal de la sobre vivencia, escrita en el libro de los libros: creced y multiplicaos. Es el mandato divino.
Extra a la función valorativa, formativa y técnica del templo escolar las familias entran en contacto y, de una forma u otra, afectan la acción educativa. Sin embargo, los valores trascendentes de la formación de la especie no se pueden destruir, forman parte de la esencia del individuo que es un producto colectivo, familiar, formativo y valorativo. Ahí se visualiza el poder de la escuela que rechaza todo lo que de fuera llega que puede dañarla.
Se pueden presentar estados donde se note una escuela paralizada, distraída; pero nunca podrán romper las relaciones extra escuela de la función fundamental de su existencia como tal. Ahí debe entrar el Estado; pero desgraciadamente está tan disminuido por las apetencias del poder que pierden su visión y, al final, la escuela sobrevive y las formas estatales desaparecen. Por eso, la escuela es la piedra angular del conocimiento que se inicia en la casa, en la familia y retorna a la familia.
Esta obra «Delincuencia, Drogas… ¿Y Ahora Qué? de Yorik R. Piña, está escrita en un lenguaje sencillo a los fines de que sea comprensible para todos los padres y maestros, aún para los que no han tenido la suerte de alcanzar una escolaridad muy avanzada. Es una especie de manual para una adecuada formación de los hijos o alumnos.
Joaquín Peláez
Sociólogo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Vuelve al inicio
A %d blogueros les gusta esto: